Foro Independiente de Camelot

Foro alternativo e independiente de la red de Ya.com para tod@s l@s usuari@s del Chat de Camelot.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Crítica de la última de Batman

Ir abajo 
AutorMensaje
Gio_Lamorte/Tavington
Conocido
Conocido


Cantidad de envíos : 336
Fecha de inscripción : 27/01/2008

MensajeTema: Crítica de la última de Batman   Lun Jul 21, 2008 3:59 pm

Sobrevalorada.

Ninguna palabra define mejor cinta tan esperada como aclamada por los críticos que cobran por ejercer de tales, mercenarios al fin y al cabo, dispuestos y aun felices de dejarse sobornar. Sólo así puede entenderse el triunfo de una película mediocre, destinada a convertirse en epitafio de un actor joven y prometedor desaparecido en circunstancias poco claras y que por serlo (un enterrado se pudre, pero no se malogra) habrá de convertirse forzosamente en leyenda.

Este es el impulso postrer que le dan, regalo póstumo y homenaje inmerecido, puesto que una vez fallecido, el bueno fue sublime, el medicre, experto. En Hollywood, Meca del teatro -filmado y social- este comportamiento es un clásico: nadie levantará la voz para decir que el último trabajo de alguien le parece mal.

Yo, que ni cobro ni vivo de ello como la mayoría de ustedes, y que por tanto no tengo una reputación que mantener,nada que perder o callar, me siento molesto. Sinceramente, después de tanta publicidad y tanto cacareo... esperaba algo decente, esperaba...algo más.

Por eso, y retomando lo dicho en el párrafo del encabezamiento, sólo tres explicaciones se perfilan como válidas: soborno, afán de honrar al finado y una encefalopatía tan contagiosa como viral es su publicidad.
Escojan la suya para justificar la hipocresía y la falta de personalidad.

En estos tiempos en que hasta las películas de Harry Potter son llamadas exponentes de oscuridad (y esto- ¡de verdad!- lo dicen los críticos y no el Vaticano) no es de extrañar que cualquier película con un hombre vestido de negro les haga temblar de expectación y provoque orgasmos.

Existiendo tantas parafilias, que un elenco tan soso les lleve a semejante excitación es gracioso, pero muy respetable: el mal gusto nunca ha sido punible por ley...aunque ésta nunca ha sido el equivalente de Justicia.

Es una superproducción,sí, pero sólo por la longitud de su metraje: dos horas y casi tres cuartos es a todas luces excesivo. Comprendo, sin embargo, que quieran compensar al espectador dándole calidad, a falta de la calidad que prometían. Eso les vuelve singularmente honrados en comparación con la mayoría de integrantes de esa cueva de ladrones en que se ha convertido la industria del cine desde hace unos años.

Lenta, aunque no del todo inconsecuente, hizo de la primera hora y media un dolor soportable por la supuesta inminencia de su final.Todo esfuerzo para identificarse con los personajes había sido hasta entonces nulo: un Bruce Wayne plano, monodimensional y monogestual no facilitaba la tarea.

En ningún momento se le percibe como el ser atormentado que nos venden, sino como alguien pasivo, obligado a enfundarse el mono de látex y cuero por inercia, como una Drag Queen cuarentona que ha perdido todo entusiasmo transgesor y canalla: es Lola de noche porque no dan nada bueno en cualquiera de los treintamil canales de sus otros tantos televisores.

Es un pijo consumado y consumido por un tedio devorador, aunque hable de su labor como si fuera algo necesario y divertido.
No consigo verle siquiera como el yonki que la supuestamente hermosa y deseada policía ( nos la describen así numerosos personajes miopes a lo largo de la película, señoras feministas, no soy yo quien convierte ese en su principal valor) le acusa de ser, incapaz de abandonar su puesto de superhéroe para dedicarse a una relación: incluso al drogadicto se le iluminan los ojos al pensar en su jeringa, pero Bale transmite la sensación de no ser sólo ya incapaz de asumir responsabilidades, sino de poner un pie delante de otro por sí mismo: está vacío hasta de iniciativa.

Si ésta pretendía ser la película que mostrase la transición a la madurez del personaje, está muy lejos de haber conseguido su propósito: Wayne sólo se deja arrastrar por los acontecimientos, sus decisiones son accidentes. Carece totalmente de carisma, igual que Joker.

El hecho de que Alfred trate de decirnos que es una persona sin otra motivación que provocar el caos, comparándole con un guerrillero de su juventud, no esconde la imposibilidad de crear un trasfondo para él en el guión: decir que realmente no desea nada es infinitamente más sencillo que darle un sentido a sus acciones... y el plumero se les ve.

Con él juegan al misterio, que es la forma eufemística y pseudoculta con la que los pretenciosos llaman a la nada más absoluta.Es su instrumento para prometer lo que luego no llega, un villano implacable, que se asocia por conveniencia, pero...¿Cómo seguir llamando conveniencia a lo que hace alguien que no sabe lo que quiere? El plan maestro que intuíamos (mejor guionista en su mente el espectador que los que escribieron la película) y deseábamos es una simple rabieta de oligofrénico.
¡La obra de un loco! dirán los entusiastas, deseando justificar así tanta explosión gratuita, adorando el genio diabólico de un hombre desesperado por no conocerse a sí mismo. Más "nada" vestida de brutalidad.

De su trasfondo sólo conocemos ese latiguillo que le suelta a sus víctimas, como todo villano de turno, acerca de su infancia y el origen de sus cicatrices...y que provoca los únicos sentimientos tangibles y reales de toda la película:odio por quien lo escribió, cansancio de oírlo: su padre era un alcohólico maltratador (tópico archirrecurrente en la filmografía superheróica) y por eso algo se alteró en el que de otro modo hubiera sido un modélico niño americano.

[Infancia traumática (padre alcohólico+maltrato)+ deformidad física= psicópata.]. Ya conocen la fórmula.
De hecho, su discurso varía un poquito al tratar con Batman directamente.

El por qué de su obsesión con él tampoco queda definida, lo que convierte su persecución no en atroz e impredecible, sino en ridícula: Joker también es otro ciudadano aburrido que decide dedicar sus noches a tonterías extravagantes.
En eso tiene toda la razón: él y Batman son iguales, dos esbozos caricaturescos. Su travestismo visitando a Dos Caras en el hospital no hace más que reafirmar esto.

No es repulsivo, no es aterrador, sino ridículo hasta un extremo en que reír se antoja también absurdo. No funciona el humor, negro o chusco, como en según qué momentos de la película en alusión a unos perros, pero esto último es disculpable: un film no puede contener todos los géneros.

Comprendo que hay guionistas no-multidisciplinares (entendiendo cada género como una disciplina) a los que cueste salir y crear situaciones distintas, pero estos suelen ser buenos al menos en su encasillamiento.
Pretender dar un giro cuando lo que se está haciendo es de por sí mediocre es un suicidio, y por más que podamos aplaudirles el coraje....no olviden que cuando valentía y estupidez van unidos se le llama insensatez.
Ya ven, hemos hallado otra palabra más para definir este despropósito en las redacciones del cole, si se las piden concisas.

El "Cambio Radical" de Dos Caras no se asemeja sólo al de ese programa fallido de Antena 3, sino que resulta excesivamente veloz en lo psicológico como para resultar aceptable. Joker no es elocuente a la hora de convencerle, un gran orador capaz de hacer papilla las convicciones de un incorruptible fiscal, haciéndole olvidar quien es el verdadero responsable de lo ocurrido a su muy infiel y anodina mantenida(mención especial para esta señora, destinada únicamente a que su muerte sea la "elección difícil" del protagonista y la condena del fiscal.)
"Dios tiene un plan para cada uno de nosotros" diría uno de esos pastores protestantes que nunca pueden faltar en toda película moralizante...Y en ocasiones es tan predecible y estúpido que dan ganas de llorar.

Simplemente se limita a susurrarle bobadas que no convencerían ni a un niño de guardería. Ni siquiera que apriete el cañón de la pistola contra sí parece suficiente muestra de fanatismo y loca determinación como para enloquecer a ese pobre hombre.

Pretender decir que había un lado oscuro latente es defender lo indefendible:que durante la búsqueda quisiera pegarle a un disminuido mental en busca de información no implica dualismo moral, sino simple desesperación en un momento dado.
El ataque a los policías corruptos, en cambio, sí que tiene un antecedente y resulta lógico: ya le repugnaban siendo investigador de asuntos internos, por más que el mote que le otorgaban y que adquiere como su alias de supervillano resulte predecible y metido con calzador.

El principal fallo de la película es, quizás, haberla convertido en un Pitagora's Switch demasiado evidente en el resto de cosas. Lo rematadamente absurdo deja paso y se codea con lo excesivamente controlado: todo tiene una función, hasta los personajes que aparecen esporádicamente adquieren su papel (forzado, casi siempre) a lo largo del anticlímax.

Para mí la película acaba realmente tras el rescate de Dent, haciendo del resto de la cinta un epílogo pesado e innecesario para mi gusto (evidentemente sus autores pensaron lo contrario) donde tratan de rematarlo todo y darle una conclusión mucho más espectacular.

Intentan hacerlo mejor de lo que saben, se preocupan porque encajen milimétricamente detalles innecesarios, dejando suelto lo importante. Es una máquina enorme, complejísima y, sobre todo, inmensamente cara, que al final acaba sirviendo simplemente para prender un cigarrillo, como cualquier mechero.
Simplemente no resulta una película necesaria (menos aun imprescindible, como aseguran otros más doctos que yo)y nada práctica: dinero y recursos tirados a la basura por los productores y el espectador.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dimitri
Admin
Admin
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 269
Edad : 37
Localización : Capilla Tremere, Viena.
Fecha de inscripción : 27/01/2008

MensajeTema: Re: Crítica de la última de Batman   Dom Ago 17, 2008 4:02 am

La verdad es que coincidimos bastante...

Le sobra al menos media hora, quitar a dos caras de la ecuacion para una siguiente parte... Y evitar que hable tanto.

Le hace perder parte de su supuesta locura parecer que entre el caos, se encuentra su cordura...

Por lo demas, bale es un poco como neo, acartonado hasta el punto que se rien de ello en una escena donde le preguntan si le importaria que el nuevo traje le permita mover el cuello, porque los combates de la primera parte, era como de tentetiesos.

Para mi gusto, mas que mala es decepcionante para con los que sabemos un poco del entorno "comic" de este personaje, tan facil de exponer como decir que TwoFace de quien se enamora es del equivalente en la pelicula de la segunda policia corrupta de supuesto origen hispano, a la que no mata, pero si deja ko en su busqueda de quienes mataron a quien ponen como su amada, la fiscal, que nisiquiera es la misma actriz, sino una que curiosamente, me recuerda demasiado a quien encarna a MaryJane, pero algo mas vieja.

Un saludo

_________________
Gott weiss ich will kein Engel sein
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://camelot.mejorforo.net
 
Crítica de la última de Batman
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Historias de Temática Libre
» Nightwing será un personaje jugable en Batman: Arkham City
» Batman Vs. Wolverine
» La Evolución de los trajes de Batman
» Política (Revista Republicana)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Independiente de Camelot :: OffTopic :: Cine-
Cambiar a: